¿Apropiado para Linkedin?

Esto no es para Linkedin y lo sabesEl otro día leí este artículo sobre la polémica foto en bikini de una modelo, compartida en LinkedIn. Hace poco también, una compañera me mostraba este el perfil de un tal Don Importante y yo misma observo diariamente entre las notificaciones de esta red social, contenido compartido que poco o nada tiene que ver con el pretendido posicionamiento profesional de esta herramienta. Veo que empieza a inundarse con frasecitas de optimismo algo pánfilo y acertijos simplones, cuyo reclamo es la fórmula mágica para convertir a los mediocres acertantes en superdotados en serie.

Creo que las redes sociales son sencillamente el resultado del uso que hacemos de ellas.

Lo que LinkedIn establece sobre el tipo de contenido a compartir queda reflejado en este escueto: “Recuerda ser profesional y no publicar nada que se preste a malinterpretaciones, que sea fraudulento, obsceno, amenazador, que incite al odio, difamatorio, discriminatorio o ilegal”.  Pero, claro, depende de las interpretaciones de cada quien para dotar de significado a la palabra ‘profesional’. Yo lo que veo es que cada vez se publican y comparten más chorradas.

En las sesiones formativas sobre el uso de redes sociales profesionales a la hora de difundir nuestro mensaje profesional, hago hincapié en que cada una de ellas tiene un registro, su propio lenguaje y sus propias reglas del juego. La calidad de cómo me comporto en cada una de ellas es importante (tanto si genero contenido propio  o interactúo a partir del contenido de terceros). Un rayo de luz, entre tanta tontería  -textos plagiados o archicompartidos; vídeos de gatitos, etc.-, se agradece; aunque cada vez resulte más difícil encontrarlo.

Mi ritmo de publicación de contenido e interacción en redes sociales es mucho menor ahora que hace un año y que hace dos. Y creo que no soy la única. Muchas personas, profesionales que han querido utilizar el potencial de Internet como altavoz de su mensaje, pero también como vía de acceso a un conocimiento enriquecedor, empiezan a estar cansados de dedicar tiempo y esfuerzo a una tarea, cuyos resultados quedan ocultos bajo la maraña de estupideces, memes y frases de ‘Todo a cien’.

No sé si el siguiente paso es crear nuevas herramientas que permitan acceder de una forma más eficiente al contenido y a las personas con las que queremos conectar, o basta con mejorar las existentes. Quizá sea necesario realizar un ejercicio de responsabilidad personal, a la hora de publicar, compartir, alabar, posicionarse sin datos, pasar de legos a expertos en cinco minutos, por obra y gracia del engagement mal entendido. Que algo se comparta muchas veces no le otorga calidad, sencillamente lo hace viral. Si acaso, meme.

Prepara tu presentación: antes, durante y después

Prepara tu presentaciónCuando se habla sobre presentaciones públicas, solemos poner el foco en los aspectos clave, a la hora de prepararla. Pero, ¿qué pasa después? Es fácil caer en el error de pensar que preparar una buena presentación acaba justo ahí: cuando ya te lo sabes todo, has ensayado tu discurso y has preparado tu Power Point (¿conoces Prezi?). Esa es solo la primera parte; después hay que salir ahí e incorporar a tu maravilloso discurso todos aquellos elementos en los que no habías caído: Sigue leyendo

Mi caja de herramientas

Building workLa Comunicación es, por suerte, una caja profesional tan grande que dentro de ella caben muchísimas líneas de desarrollo. Y es que, si nos paramos a pensarlo, todo es comunicación o al menos una parte esencial de cualquier contexto en el que haya personas implicadas.

Esa universalidad que la caracteriza es, a la vez, fortaleza y lastre. Fortaleza: porque la convierte en base del progreso y del desarrollo, a todos los niveles, de nuestra sociedad; lastre: porque parece que en materia de comunicación, pesa más el tamaño de la caja -el significante-, que el contenido –el significado. Sigue leyendo

Alicias

alicias-2¿Qué tiene de extraño quedarse dormida en un prado al sol, a la hora de la siesta? Aún es verano, se puede soñar con conejos blancos, reinas de corazones y gatos de sonrisa misteriosa.

Al otro lado de la madriguera, solo aguarda el otoño, plagado de hojas, preñado de invierno doble.

En cambio aquí, en este reducto de azul y otros viejos colores, la ceguera está bien vista. ¿Qué importa lo que viene después, mientras podamos imaginar los sueños de ahora?

En este cuento, hay tantas Alicias como madrigueras. Y todo en ellas es distinto: su pelo, sus ojos, su ropa de niña bien… A veces, amanece castaña, de ojos pardos, vestida de lunes. Y busca desesperada un ‘Bébeme’ que la empequeñezca, hasta casi desaparecer. Otras, ni se la ve. Aguanta la respiración, se mantiene oculta entre el ejército de muñecas estándar, como hierba entre las hierbas. Y si una brisa la mueve, pide perdón por empujar, en vez de preguntarse si alguna vez podrá importunar por sí misma, sin falta de otros aires.

Ahí, al borde del deshielo, puedes ver a otra; sí, justo esa, la que tiembla de calor. Ha ingerido una extraña poción; esa que encierra tu pensamiento en un cuerpo bobo. Y en un intento de fuga, Alicia grita: “Estoy lista. ¡Que me corten la cabeza!

¿Trabajas en Comunicación?

Profesionales de ComunicAcción.

Profesionales de la ComunicAcción.

La Comunicación es importante, necesaria, indispensable. Si te paras a pensarlo un segundo, todo es Comunicación, porque la conexión con los demás es lo que da sentido a nuestras vidas, en mayor o menor escala: la comunicación es el mayor agente de cambio social  (y si se usa con sentido, ya ni te cuento).  Sigue leyendo

Pertenencias

Ilustración de 'Emigrantes' de Shaun Tan

Ilustración de ‘Emigrantes’ de Shaun Tan.

¿Dónde está lo nuestro? ¿En qué momento nos despojaron de todo, obligándonos a reinventar el propio territorio?

Extraviados, soñamos con la vuelta a casa, creyendo reconocer los olores, las estancias donde ocurrió nuestro llanto, la risa, lo que no fue… Es el precio de los viajes impuestos, un tributo que nos obliga a reducir a una pequeña bolsa lo que consideramos casa. Nuestro pequeño universo reducido a unas pocas fotos, esas en las que habitan las caras amigas, para mirarnos quietas cuando estemos perdidos, hambrientos de abrazos, solos, extranjeros en el nuevo mundo. Sigue leyendo

In (paciencia)

impaciente

Mantengo una lucha diaria contra la impaciencia. Gestionar esa sensación de que las cosas que se supone ya deberían de haber ocurrido, no terminan de ocurrir, se lleva buena parte de mi energía y, en su lugar, queda un poso amargo, mezcla de escepticismo y desencanto: ¿madurez?

Por más tozuda que sea la realidad, resulta complicado asumir que los tiempos se marcan solos. No hay deseo ni fórmula aceleradora capaz de gobernar el momento en que las cosas suceden. Sigue leyendo

Autogiros

Foto finish TedxYouth Gijón. Foto de Yerai Menéndez

Foto finish TedxYouth Gijón 2014.  La foto es de Yeray Menéndez

La mente es caprichosa. Gestiona los tiempos, según la edad y el estado del ánima. Un minuto, a veces es eterno, mientras que venteañosnoesnada,y de pronto la vida pasa así, modo Gardel, a ritmo de tango y suspiros.

Pensaba escribir este post hace al menos tres semanas, pero supongo que no me di permiso. Y aunque luzca desfasado y noviembre ya no esté, quiero rendirle homenaje. El mes 11 -o 434, según se mire- vino cargadito de experiencias positivas, cierre de ciclos y cuadratura de círculos. Sigue leyendo

Razones para tener un blog

Marca Personal: ¿Merece la pena tener (y mantener) un blog? (Publicado en Lab Revolución)

En un momento como el actual, donde se comparten tropecientos millones de contenidos por segundo, de los cuales el 90% circulan por la red sin pena ni gloria, puede parecer absurdo tener un blog personal, un espacio propio donde desarrollar tu Marca Personal.

Canales como Facebook, Twitter o el propio Whatsapp nos permiten alimentar esa huellapersoprofesional que nos define y compartir perlas de contenido (ya sean propias o de terceros),  de un modo mucho más sencillo y espontáneo que el que requiere un blog. Es mucho más agradecido compartir dos líneas o un vídeo, que elaborar un texto más estructurado y buscar una imagen que lo acompañe. Sigue leyendo ->

No te digo ná y te lo digo tó

''Comunicando' (lustración de Nuria Díaz)

‘Comunicando” (lustración de Nuria Díaz).

Cualquier persona (o casi cualquiera) a la que le preguntes ‘¿Qué es para ti la Comunicación?’, te dirá que es un elemento clave e imprescindible en casi todas las facetas del día a día.

La mayoría nos quedamos ahí: sabemos que es importante, pero no nos molestamos en equiparnos con las herramientas necesarias que nos ahorren el mal trago de hablar, escribir o expresar a/ante/bajo/con/para/por/según/sin/sobre/tras los otros.

No creo en las fórmulas mágicas y he entendido -no sin esfuerzo y grandes dosis de frustración-, que las habilidades sociales, si no se tienen, hay que trabajarlas y si se tienen, también. Las pautas solo sirven si las aplicamos, llegado el momento. La teoría nos la sabemos todos (o casi todos). Vamos comprendiendo que hay que escuchar al otro, que según el contexto ha de utilizarse un lenguaje u otro; la importancia del feedback…. Y bla, bla,bla.

Pero oye, llega el momento de hacer esa llamada importante; o de vernos ante un jefe y tener que explicarle cómo van los proyectos que llevamos; de exponer en público esa presentación a la que hemos dedicado horas de esfuerzo y jornadas de vigilia (de la angustia que nos entraba cada vez que pensábamos en el ridículo que haríamos, llegado el momento). Y ahí, en medio de esa situación incómoda en la que nos gustaría hablar y comportarnos con soltura y naturalidad ante los otros, es cuando toda la teoría que tan bien conocemos, desaparece de nuestro cerebro. Y solo acertamos a titubear, en sentido literal y metafórico.

Entonces desearíamos que algo o alguien entrara en nuestro cerebro y sustituyera la inseguridad, por palabras y actitudes firmes, nuestra sordera; por capacidad de escucha y nuestro monólogo por diálogo. Pues lo siento, pero ese alguien solo puede estar encarnado por nosotros mismos.

Mejorar nuestra capacidad y herramientas de Comunicación está en nuestra mano. Pero para ello debemos ser conscientes de su importancia, en vez de limitarnos a pasarlo mal por nuestras limitaciones comunicativas.

Desde Lab Revolución, en colaboración con Lolo Mántaras, hemos preparado un programa formativo, eminentemente práctico y en el que se abordan soluciones para afrontar los procesos de comunicación desde una perspectiva integral.

Porque todos sabemos que entre lo que piensas, lo que dices, lo que quieres decir, lo que crees decir, lo que quieres oír, lo que oyes, lo que crees entender y lo que entiendes, hay 9 posibilidades (!o más!) de no entenderse. 

Así que no te digo ná y te lo digo tó: ¿a qué esperas para ponerle remedio?