Planeta Excelencia

Hace poco escuché, en un contexto académico, que para ser experto en una materia, tienes que haberle dedicado una media de 10.000 horas de trabajo, y que para lograr la excelencia, debes invertir unas 4.000 horas anuales (¡no quiero ni pensar la de horas que hay que echar para ser excelentísimo!). O sea, que para la excelencia, la jornada laboral ha de ser, mínimo, de diez horas diarias, incluyendo fiestas de guardar. Lo que no sé es durante cuántos años; ahí ya, supongo que dependerá de la materia en cuestión.

el farolero kim mimji


El farolero en su planeta.
Ilustración de Kim Minji para El Principito.

Con razón hay tan pocas (o muchas, según se mire) personas que posean la excelencia en cualquier asunto. No sé quién decidió que eso era así (seguramente algún excelente), pero en cuanto me enteré, mi ego y yo nos sentimos un poco más pequeños. Comprendí que, siguiendo esa premisa, jamás iba a ser la reina del mambo en ninguna cuestión.

No hay absolutamente nada que me apasione (¿o quizás debería decir obsesione?) lo bastante como para renunciar a todo lo demás.

¿Cómo se las apañan los protoexcelentes para dedicarse a una sola actividad? ¿Quién les hace la compra, la comida, les limpia su lugar de trabajo o su casa, les arregla las burocratadas cotidianas? ¿Pagan a alguien para que se lo haga o se amparan en la excusa de su excelencia en ciernes para engañar a algún ser querido y que se someta voluntariamente a adorar al nuevo (o la nueva,) Mesías?

Pero luego están otras cuestiones indispensables: dormir/descansar; el aseo personal; un mínimo de actividad física; cualquier afición que te enriquezca, aunque no llegues a pasar de la categoría amateur Y lo más importante: compartirse con la gente a la que quieres o incluso con esa a la que sólo te une algo puntual (y que no forme parte necesariamente de tu ascenso a la cumbre de la perfección).

Si pienso en la excelencia de las 4.000 horas anuales, se me viene a la mente la imagen de una persona de aspecto descuidado, algo excéntrica, ajena a las cosas que me importan. Sería el contador de estrellas, el farolero o el geógrafo, tal como Saint-Exupéry los retrató en El Principito. Sería un habitante de otro planeta en donde lo excelso, no deja hueco para lo esencial.

Anuncios

9 pensamientos en “Planeta Excelencia

  1. Pingback: Tomar medidas | Tráfico de Emociones

  2. Hola Susana, desde luego, definir el grado en que una persona es experta en algo por el número de horas que ha dedicado no es un buen planteamiento. Cada persona aprovecha las experiencias de diferente manera, y lo que a una la puede convertir en experta en 3 años (por decir algo) a otra le puede llevar el doble… o no conseguirlo. Vamos, que por mucho que yo dedique 12 horas diarias a estudiar física cuántica es poco probable que me convierta en una excelencia en la materia en un año… y muy probable que me vuelva loca al cabo de un mes ;-).
    Creo que lo importante es centrarnos en lo que sabemos hacer y tratar de hacerlo lo mejor posible en el tiempo que libremente elijamos para ello. Lo que habría que fomentar es el esfuerzo, la creatividad, la superación personal… y compararnos con nosotros mismos y no con los demás… ¡aunque esto es tan difícil! ¿verdad?
    Un abrazo,
    María

    • Supongo que hay materias y materias. La de la física cuántica es peliaguda, sí!! Pero estoy contigo en eso de fomentar el esfuerzo personal, sin compararse con los demás, salvo que te sirvan de ejemplo.
      Gracias por comentar el post, María!
      Un beso

  3. La verdad es que cansa y da vértigo sentirse obligado a pensar así…pero yo sigo insistiendo en que desde el principio esta todo un poco mal planteado o sera que tenemos que dejar de pensar que para ser alguien en esta vida tenemos que ser excelentes en algo?
    Como siempre, muy acertada tu reflexión! Un beso!

    • Gracias por comentar, Ange!
      El concepto de ‘Excelencia’ ya resulta un poco absurdo en sí. Entiendo que uno no se convierte en experto sobre nada, de la noche a la mañana, pero fomentar esa pretendida excelencia me parece erróneo y discriminatorio. En cualquier caso, es sólo una reflexión, lo interesante es fomentar el debate 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s