Detalles con importancia

El otro día, me tocó hacer tiempo en la sala de espera del dentista. Casi por instinto, cogí una de las revistas que había en el expositor. Al reparar en la portada, comprobé que el ejemplar databa de febrero de 2010. Revisé el resto de publicaciones ofrecidas – supuestamente para hacer a los clientes más amena la espera -, y la más actual era de mayo de 2011. Automáticamente, surgió en mi interior una sensación de desconfianza. Alguien que cobra 50 euros por empaste (y no da factura, a menos que se la pidas), lo mínimo que puede hacer (además de ser bueno en lo suyo; eso se presupone) es gastar siquiera diez euros al mes en lectura para la sala de espera. Y si no, vale más que no ofrezca nada. Total, los pacientes nos apañamos mirando el móvil, que es más entretenido y menos hiriente que observar la pantalla del mal (un monitor que arroja imágenes de todas las perrerías dentales que te pueden perpetrar allí dentro).

Los pequeños detalles marcan la diferencia.

El caso es que, el asunto de las revistas me hizo reflexionar sobre lo importante que es en materia de imagen y reputación, cuidar los detalles, pero sobre todo, seleccionar y potenciar aquellos que aporten valor añadido. Subestimamos su importancia. Da igual que se trate de una persona, un producto o una empresa. Vestimos esa comunicación de lo que somos o de lo que hacemos, con el libro de instrucciones en la mano: que todas las salas de espera tienen revistas, hala, a poner revistas a mansalva (coges las que te van sobrando a ti o a tus empleados por casa, y listo); que ahora toca ponerse mechas californianas, ¡venga! A llevar el pelo de esa guisa, aunque el resultado se parezca más al personaje de Silvia Gambino en ‘Torrente 3’, que al de la ‘it girl’ del momento.

No sé, quizá si en vez de revistas desfasadas, ofreces cuadernos de pasatiempos, tus pacientes se olvidan  de ‘Marathon Man’ y, de paso, se relajan un poco, ejercitando la mente (no subestimes el poder de un Sudoku, amigo). Y en cuanto al pelo… en fin, nadie como uno mismo para conocerse y ver lo que le sienta mejor. Lo de disfrazarse, está claro que no funciona.

Algo similar ocurre con la Comunicación en las empresas. Primero fueron las webs corporativas. Había que tener una página web, lo que contáramos en ella, o bien daba igual, o peor aún, sencillamente reflejaba el narcisismo del jefe/a de turno. Ahora, contar con una estrategia de comunicación, pasa por el Social Media. De pronto, toca estar en redes sociales y llenar la -ya bastante infumable de por sí- web corporativa de logos cool. Nada de pararse a pensar qué quiero contar, a quién, cómo y, sobre todo, para qué. ‘¿Marketing de contenidos? Sí, sí, nuestra empresa está en Facebook, en Twitter y tenemos un blog’.

Aunque, por otro lado, tampoco les culpo. Se me salen los ojos de las órbitas cada vez que aterrizo en la Web de alguna agencia de Comunicación y veo un listado de servicios que recuerda a la carta infinita de un mal restaurante. Ahora, lo más de lo más, es incluir la expertez en SEO, SEM, Community Management, Formación en todo ello y otras fiestas de guardar. Eso sí, luego analizas la estrategia de Comunicación Social Media de la propia agencia y es para echarse a llorar. Alguien debería decirles que, en este caso, lo de ‘En casa del herrero, cuchillo de palo’ no puede ser una opción.

Y es que, las modas o los modelos están ahí para adaptarlos a nuestra singularidad. Pero, por alguna razón, nos hemos aficionado a imitar acciones o comportamientos, en lugar de plantearnos si tienen sentido para nosotros o encajan con lo que verdaderamente somos o con lo que podemos ofrecer. Y eso, lejos de ayudarnos, nos perjudica. Desvía la mirada del observador y la coloca en la arruga, en la mancha, y no en aquello que, por insignificante que nos parezca, puede ayudarnos a marcar la diferencia.

Anuncios

6 pensamientos en “Detalles con importancia

  1. Pingback: Cambio de planes | Susana Lago

  2. Pingback: Paracaídas | Tráfico de Emociones

  3. Susana, un artículo genial y que me obliga a entonar el “mea culpa”. Tanta saturación de trabajo me ha hecho descuidar la estrategia de mi propia “casa” y a diario me justifico con el “los clientes van primero”. Gracias por hacerme sentir mal, pues ya tengo fecha tope para incluir mi propia marca en mi lista de tareas.

    Genial la reflexión, si señor. 🙂

    • Hola Víctor.
      Bienvenido! Gracias a ti por pasar a comentar. No parece muy apropiado, pero lo cierto es que en este caso, me alegro de ‘haber hecho sentir mal’.
      Un saludo y gracias de nuevo por tus palabras. 😀

  4. Interesante y me ha dado qué pensar…y digo yo…en las salas de espera del dentista…¿por qué no hacer también marketing de contenidos, gamificación y relajación? Sobre todo lo pienso con los niños pero algún adulto también sigue temiendo al dentista como si fuera algo terrible…En realidad da igual que sea un dentista, una peluquería, un taller de mecánica, buscamos confianza y que sentir que el lugar dónde estamos es el mejor que podíamos haber elegido ¿no te parece? Estoy totalmente de acuerdo en que los detalles son lo más importante. Copiar y modelar no está mal pero creo que para que sea bueno hay que ir un poco más allá…innovando un poco, que no es más que mezclar y estar justamente en esos detalles dónde otros se olvidaron de estar…;) ¿cuando nos asociamos y montamos nuestra propia agencia? 😛
    ¡Un besote chula! Nos vemos en nada…;)

    • Ange. Yo estoy por proponerle a mi dentista una especie de trueque: sus servicios por los míos. Estoy cansada de que la Comunicación (con todo lo que conlleva) se vea como un accesorio encorsetado. Si nos parásemos a pensar un poco en los ‘para qués’, cuánto mejor nos iría. Desde luego, yo creo que los detalles son, a todos los niveles, los que marcan nuestro modo de percibir el mundo. Sobre asociarnos, no imagino mejor socia. Ahora cuando vengas, atamos cabos. ‘Ye tó ponese’ 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s