Tragaluz

Libroescultura de Sue Blackwell.

Libroescultura de Su Blackwell.

A veces, abres la ventana para airear, dejar que el ambiente de la calle impregne tu casa de vida y la salpique de sonidos, colores nuevos. Sin saber cómo, ocurre justo lo contrario: el exterior te contamina, se lleva tu brillo, dejándote a oscuras, a la intemperie.

¿En qué momento se hizo de noche? ¿Cuándo se puso tan frío? Intentas poner remedio: necesitas un interruptor, una manta, algo de intimidad para repasar lo andado y encontrar la causa.

Revisas tu material de rodaje. Los fallos de raccord siguen ahí. Alteran tu historia, te convierten en un personaje discontinuo, que cambia de apariencia y contexto sin ton ni son; los fotogramas arrojan fantasmas, un montaje de recuerdos elaborados por un realizador excéntrico. Maldito cine de autor.

Enrollas de nuevo el film, cierras la lata y la escondes bien. La oscuridad ayuda. Mejor dormir, esperar a que los sueños traigan respuestas. Y justo antes de rendirte, en ese momento en que le cedes tus ojos al techo protector, descubres tu ventana: el tragaluz que te observa, esperando ser abierto, para derramar su haz y bañarte con rayos de otro sol. La recién descubierta claridad susurra su mantra: ‘Déjame entrar’. Y tú obedeces, sellas las fugas, silencias el ruido, enciendes la luz. 

Anuncios

2 pensamientos en “Tragaluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s