Marcas ajenas

‘Un caballo pintado a rayas no es una cebra’ (Louis Kahn)

codigo-barras-cebra

Se incide constantemente en la importancia de construir y gestionar nuestra marca personal; de fundir, en una sola impresión, lo que somos con lo que mostramos. Para ello, además de usar el autoconocimiento y sentido común propios, y de conocer cómo nos ven los demás, podemos valernos de las múltiples herramientas que muchas personas, a través de la red y otros canales, ponen a nuestra disposición. Pero, como suele señalar Andrés Pérez Ortega en sus post, esto es una carrera de fondo, no hay fórmulas mágicas para crearse una buena marca personal. Importa la piel que traemos puesta , más que el lamé y oropeles que alguien nos venda por el camino.

En cierto modo, saberlo es un alivio, una especie de garantía de que prevalecerán aquellas marcas, cuyos valores y esencia (hilados con la estrategia adecuada) vayan en consonancia con lo que promulgan.

Pero, antes de llegar hasta ese punto, antes de tomar lo que somos, identificarlo y estructurarlo del modo adecuado para construir un espacio propio que habitar en el universo del branding personal, es necesario un trabajo de limpieza, de quitarnos aquellos aromas con los que otros, con mayor o menor criterio, nos han vestido sin consultarnos, ni conocernos lo suficiente.

Se me viene a la cabeza una reflexión que hacía el comunicador Pachi Poncela, en el marco del programa ‘Yo Quiero Ser’, en el que colaboro con LabRevolución: “El colegio me dijo que yo era de Letras, ni de Ciencias ni de Gimnasia”. Ese tipo de etiquetas, que nos asignan determinados roles ya desde pequeños, ensucian nuestro potencial, ocultan inquietudes e intereses que, por arte de “Tú para esto no sirves” o “Haz esto, que es lo que mejor se te da”, empañan el desarrollo de otras habilidades que también podemos y queremos desarrollar; dibujan un sendero en el que, llegado el momento de reflexionar sobre lo que somos, queremos y mostramos, puede convertirse en un laberinto, donde nos sintamos extraños, perdidos.

Por eso creo que resulta indispensable, a la hora de diseñar y tomar conciencia de nuestra propia marca, saber despojarnos de las marcas ajenas; de aquello que no somos ni nos representa, por mucho que otro lo diga.

Anuncios

2 pensamientos en “Marcas ajenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s