Autogiros

Foto finish TedxYouth Gijón. Foto de Yerai Menéndez

Foto finish TedxYouth Gijón 2014.  La foto es de Yeray Menéndez

La mente es caprichosa. Gestiona los tiempos, según la edad y el estado del ánima. Un minuto, a veces es eterno, mientras que venteañosnoesnada,y de pronto la vida pasa así, modo Gardel, a ritmo de tango y suspiros.

Pensaba escribir este post hace al menos tres semanas, pero supongo que no me di permiso. Y aunque luzca desfasado y noviembre ya no esté, quiero rendirle homenaje. El mes 11 -o 434, según se mire- vino cargadito de experiencias positivas, cierre de ciclos y cuadratura de círculos.

A finales de verano, el multitask Ramón Rubio me propuso participar de algún modo en la segunda edición del TedxYouth Gijón. El año anterior, habíamos colaborado desde Lab Revolución con un taller y esta vez, nuestro aporte pedía un giro. Le propuse a Ramón darle una vuelta, ver de qué modo podíamos hacer algo distinto y que también tuviese valor.

Una cosa llevó a la otra y me vi envuelta en el feliz compromiso de participar yo misma como ponente. Por un lado, me hacía muchísima ilusión tener la oportunidad y el reto de hablar, desde mi experiencia personal, a chicos y chicas adolescentes. Por otro, analizando las ponencias Tedx de otras personas, sentía que cualquier cosa que yo pudiera decir, carecía de la fuerza suficiente para conectar con los chavales, sería algo meramente anecdótico. Y jolín, quería llegarles. Hacerles entender que cuando eres adolescente tienes el mundo en tus manos. Y que, precisamente en tus manos está darle la forma que deseas al tuyo propio.

El TedxYouth Gijón de este año llevaba por lema Worlds Imagined y entendí que el mensaje, lo que quería contarles, estaba claro: bajo el paraguas incómodo de tus rarezas, se esconden tus súper poderes; en definitiva, lo que te hace grande.

La jornada comenzaba, para los chavales, a las 16:00 y, tras cuatro horas y media, nueve ponencias a cargo de personas increíbles, varios talleres geniales (Foto, Impresión 3D, Inglés, Robótica) y una merendola energética, llegaba mi momento. El reto era grande. Captar la atención de unos cien adolescentes, a esas alturas de la tarde, no iba a ser cosa fácil. Aún así y a pesar de la comprensible dispersión de la muchachada, la experiencia mereció la pena. Les hablé a ellos, pero también a mi yo de hace veinte años, atrapada como ellos, entre dos o más mundos: el de la infancia aún reciente, la madurez que empieza asomar y la necesidad de encontrar el propio camino, sin dejar de ser aceptada por el grupo.

Y así, en una especie de regreso al futuro, donde el final no es más que otro principio, concluyó mi experiencia Tedx. Agradecida por tener la oportunidad de conocer a gente estupenda y formar parte de una iniciativa tan inspiradora.

Si os apetece escuchar la charla, podéis hacerlo pinchando en la imagen, a partir del minuto 53. 

susana lago tedx

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s