Jugando en serio, ¿te apuntas?

lego7Hace unas semanas participé en una experiencia formativa basada en el uso de la Metodología Lego Serious Play.  No te voy a engañar, iba predispuesta a que me gustase y a sacarle partido. Solo con el título me tenían ganada:

  • Metodología: Y es que… “Si no sabes adónde quieres ir, cualquier camino sirve”. El método es el itinerario, un mapa que permite medir, comprobar, saber qué se puede/debe mejorar para optimizar el resultado. Sin método, se corre el riesgo de ir solo a pasar el rato. Y –al igual que te pasa a ti- el tiempo es uno de los recursos más valiosos y escasos de que dispongo.
  • Lego: descubrí este universo hace relativamente poco y le he dado ya tantas aplicaciones (herramienta didáctica, estimulación del aprendizaje, pensamiento lateral, un regalo que siempre funciona -tanto para peques como para peques grandes-, concreción de ideas…) que su valor para mí está más que amortizado.
  • Serious: porque para mí la formación es algo serio; es esencial en mi desarrollo profesional y es el engranaje que me conecta con el tipo de valor que aporto a cualquier proyecto profesional y que quiero seguir incorporando a mi caja de herramientas.
  • Play: por todo lo que encierra esa palabra. Jugar es crear, construir, elaborar estrategias, aprender a relacionarme con otras personas, disciplina, resolución eficaz de conflictos, autoconocimiento.

Pero además el desarrollo fue espectacular. La energía de Paco Prieto, que nos mantuvo en alto durante unas cuantas horas, unida al subidón de ir resolviendo retos y generando soluciones sin más herramientas que  unas cuantas piezas de Lego y la oportunidad de obtener valor real solo pensando con las manos, hicieron de la experiencia una valiosa llave más que incorporar a mi caja de herramientas.

A fin de cuentas, para mí ese es el valor de una formación. Llevarme materia prima que luego pueda transformar en soluciones a medida de mis necesidades.  Es lo que yo llamo “Efecto boli BIC”: lo más obvio es usarlo para escribir, pero también puedo darle otros usos donde me sea de gran utilidad.


lego3Esto no es solo un curso, y lo sabes

Quizá pienses que esto es relativamente fácil de conseguir.  Pero hay otra fortaleza que tiene esta metodología y que la hace especialmente útil para ti, que:

  • No dibujas desde que tenías 6/8 años
  • La redacción escrita no es tu fuerte a la hora de comunicarte con eficacia en entornos profesionales.
  • Las palabras se te atascan, ante situaciones delicadas o conflictivas

La metodología Lego Serious Play está pensada para desarrollar soluciones en un lenguaje fácil para todos. El de pensar con las manos.

Si lo llevamos al terreno de los entornos organizacionales, donde la gestión y resolución eficaz de conflictos constituye algo más que un escenario deseable, la metodología Lego Serious Play abre la puerta a una serie de utilidades, a partir de las cuales extraer valor para ti, tu equipo y tu organización.

  • Sirve para comunicar ideas complejas, a partir de un lenguaje sencillo y concreto.
  • Te permite desarrollar estrategias en tiempo real y alcanzar soluciones consensuadas.
  • El aprendizaje es vivencial y estimulante.
  • Es un catalizador para liberar el potencial e identificar el talento grupal e individual de quienes participan en las dinámicas.

Si quieres comprobar todo esto por ti mism@, tienes una excelente oportunidad de hacerlo, participando en la experiencia  “Resolución creativa de problemas a través de Metodología Lego Serious Play”.  En el enlace puedes ampliar toda la  información, pero te adelanto que:

  • Fechas: 2 y 3 de diciembre | 9 y 10 de diciembre (compatible con horario laboral: viernes tarde, sábado mañana)
  • Lugar: Gijón, Aula Dicampus Formación. Ctra. De Avilés, 18 – La Calzada (fácil acceso y aparcamiento)
  • Duración: 20 horas
  • Coste: 0 € (sí has leído bien, es de carácter gratuito)

Y si aún tienes dudas, escribe a formacion@dicampus.com y te aclararán toda la información que necesites.

Anuncios

Prepara tu presentación: antes, durante y después

Prepara tu presentaciónCuando se habla sobre presentaciones públicas, solemos poner el foco en los aspectos clave, a la hora de prepararla. Pero, ¿qué pasa después? Es fácil caer en el error de pensar que preparar una buena presentación acaba justo ahí: cuando ya te lo sabes todo, has ensayado tu discurso y has preparado tu Power Point (¿conoces Prezi?). Esa es solo la primera parte; después hay que salir ahí e incorporar a tu maravilloso discurso todos aquellos elementos en los que no habías caído: Sigue leyendo

Razones para tener un blog

Marca Personal: ¿Merece la pena tener (y mantener) un blog? (Publicado en Lab Revolución)

En un momento como el actual, donde se comparten tropecientos millones de contenidos por segundo, de los cuales el 90% circulan por la red sin pena ni gloria, puede parecer absurdo tener un blog personal, un espacio propio donde desarrollar tu Marca Personal.

Canales como Facebook, Twitter o el propio Whatsapp nos permiten alimentar esa huellapersoprofesional que nos define y compartir perlas de contenido (ya sean propias o de terceros),  de un modo mucho más sencillo y espontáneo que el que requiere un blog. Es mucho más agradecido compartir dos líneas o un vídeo, que elaborar un texto más estructurado y buscar una imagen que lo acompañe. Sigue leyendo ->

No te digo ná y te lo digo tó

''Comunicando' (lustración de Nuria Díaz)

‘Comunicando” (lustración de Nuria Díaz).

Cualquier persona (o casi cualquiera) a la que le preguntes ‘¿Qué es para ti la Comunicación?’, te dirá que es un elemento clave e imprescindible en casi todas las facetas del día a día.

La mayoría nos quedamos ahí: sabemos que es importante, pero no nos molestamos en equiparnos con las herramientas necesarias que nos ahorren el mal trago de hablar, escribir o expresar a/ante/bajo/con/para/por/según/sin/sobre/tras los otros.

No creo en las fórmulas mágicas y he entendido -no sin esfuerzo y grandes dosis de frustración-, que las habilidades sociales, si no se tienen, hay que trabajarlas y si se tienen, también. Las pautas solo sirven si las aplicamos, llegado el momento. La teoría nos la sabemos todos (o casi todos). Vamos comprendiendo que hay que escuchar al otro, que según el contexto ha de utilizarse un lenguaje u otro; la importancia del feedback…. Y bla, bla,bla.

Pero oye, llega el momento de hacer esa llamada importante; o de vernos ante un jefe y tener que explicarle cómo van los proyectos que llevamos; de exponer en público esa presentación a la que hemos dedicado horas de esfuerzo y jornadas de vigilia (de la angustia que nos entraba cada vez que pensábamos en el ridículo que haríamos, llegado el momento). Y ahí, en medio de esa situación incómoda en la que nos gustaría hablar y comportarnos con soltura y naturalidad ante los otros, es cuando toda la teoría que tan bien conocemos, desaparece de nuestro cerebro. Y solo acertamos a titubear, en sentido literal y metafórico.

Entonces desearíamos que algo o alguien entrara en nuestro cerebro y sustituyera la inseguridad, por palabras y actitudes firmes, nuestra sordera; por capacidad de escucha y nuestro monólogo por diálogo. Pues lo siento, pero ese alguien solo puede estar encarnado por nosotros mismos.

Mejorar nuestra capacidad y herramientas de Comunicación está en nuestra mano. Pero para ello debemos ser conscientes de su importancia, en vez de limitarnos a pasarlo mal por nuestras limitaciones comunicativas.

Desde Lab Revolución, en colaboración con Lolo Mántaras, hemos preparado un programa formativo, eminentemente práctico y en el que se abordan soluciones para afrontar los procesos de comunicación desde una perspectiva integral.

Porque todos sabemos que entre lo que piensas, lo que dices, lo que quieres decir, lo que crees decir, lo que quieres oír, lo que oyes, lo que crees entender y lo que entiendes, hay 9 posibilidades (!o más!) de no entenderse. 

Así que no te digo ná y te lo digo tó: ¿a qué esperas para ponerle remedio?

El contenido es el ROI

contenidoROI

No me canso de defender el valor de una buena estrategia de contenidos para una marca, una empresa, un producto… llámalo como quieras. Es el contenido el que da significado a lo que ofreces, el que da pie a que interactúen – contigo y entre sí – las personas a las que les sirve lo que traes. Y en definitiva, si está bien planteado, la mayor fuente de rentabilidad para tu negocio.

Comunicar algo y hacerlo de manera eficaz y útil para todas las personas implicadas en ese proceso es la mejor gasolina para generar resultados positivos que te permitan posicionarte y crecer.

Pero, si bien es cierto que el Marketing de Contenidos forma parte indiscutible del éxito de un proyecto, también lo es que medir esa rentabilidad y traducirla en resultados o cifras económicas concretas resulta difícil de plasmar sobre el papel; sobre todo en el corto plazo, que es como trabajan la mayoría de las empresas a la hora de evaluar el beneficio de sus acciones de Comunicación.

Existen un montón de herramientas y métricas con las que analizar la el recorrido de un simple tuit, un post, un comentario…: cuántas veces se ha compartido, desde dónde, si ha generado alguna respuesta, nuevos seguidores o número de usuarios que han dejado de seguirte a partir de ese comentario… Otra cosa es averiguar su trascendencia, conocer para qué ha servido (si es que ha servido para algo) nuestra inversión y cómo medir su retorno.

El ROI o retorno de inversión es un elemento clave. La finalidad de cualquier actividad comercial es que sea rentable, pero independientemente de que los beneficios de tu estrategia de contenidos se puedan medir al peso, en euros o en engagement, lo que está claro es que sin contenido no hay ROI.  Y es que el Marketing de contenidos va mucho más allá de tener presencia en redes sociales.

Las ventas no se cierran solas, el posicionamiento no se logra por obra y gracia del espíritu santo. Una conversación, una tarjeta de visita, la recomendación de un conocido, la simple descripción en tu Web -o cualquier soporte corporativo- del producto o servicio que ofreces… Todo eso es contenido y tiene mucho que ver en la sostenibilidad económica de tu proyecto a corto, medio y largo plazo.

Contar con una buena estrategia de contenidos, que sea coherente y cuente con la difusión adecuada no es un simple complemento a tener en cuenta, cuando las cosas nos van bien. Puede que la rentabilidad de tu inversión en contenidos sea difícil de establecer, pero lo cierto es que el contenido es, en esencia, el ROI.

 

 

Creatividad y desarrollo social

La creatividad como agente de cambio.

La creatividad como agente de cambio.

Estos días ha estado por aquí Charles Landry, en el marco de su segunda visita para comprobar el índice creativo dela ciudad de Gijón.

En ese trajín de itinerarios, encuentros y conversaciones… nos dejó -a quienes tuvimos la suerte de poder escucharle e intercambiar con él algunas de nuestras opiniones- un puñado de pistas sobre cómo desenmarañar ese hilo clave con el que tejer un modelo de desarrollo adaptado a la realidad 3.0: una economía basada en la cultura y la creatividad eficiente.

Pienso que no es un problema de mentalidad; las ideas, el combustible para el cambio están ahí. Somos muchas las personas que entendemos, bien por convicción, bien por imposición de la realidad (el sistema antiguo no nos sirve, al menos no a la mayoría) que para crecer debemos utilizar y potenciar otro tipo de competencias, más allá de tener una formación superior y no salirse del camino marcado. Pero falta acción y compromiso por parte de aquellos quienes, bajo el paraguas de la gestión, aún se aferran a un modelo caduco y desgastado.

La creatividad ha dejado de ser eso que usaban los que optaban por dedicarse al arte y otras ocupaciones accesorias, para convertirse en una herramienta de supervivencia.

De eso precisamente hablaremos esta tarde en la jornada: ‘La creatividad como agente de cambio’, en el marco de las actividades de la iniciativa Gijón Creativo.

Los queráis asistir, podréis hacerlo a partir de las 19:00 en el local de LabRevolución (C/San Antonio, 13, Gijón).

¡Os esperamos!

Había otra vez

“Contra la pared se apoya el reloj de pie, un gigante que marca las horas sin pausa, las horas del arrepentimiento, las horas de las oraciones, las horas del crepúsculo, las horas de la mañana, el día con sus horas. Y la noche”.
(‘El espejo en el espejo’; Michael Ende).
 libroescultura de Su Blackwell

Atrapada en los relatos de Michael Ende. (Imagen : libroescultura de Su Blackwell)

Aún no he terminado este libro. No es que sea muy largo; además, su composición –una serie de relatos breves– facilita la lectura. Pero esas descripciones, el universo maldito, corrompido y perverso que emerge en cada pieza, ejercen un extraño poder sobre mí, que me paraliza, me hace dudar sobre si estoy preparada para acabarlo, digerirlo.

Ende -una vez más- te pone entre la espada y la pared, te enseña lo que ya sabes, pero no quieres recordar(te).

Cada página leída se convierte en una poción de efectos múltiples:

  • Rechazo: ante la violencia cotidiana, anestésica y letal que nos habita.
  • Soledad: cada relato tiene uno o varios personajes y,según avanza la historia, entiendes que todos ellos eres tú, un ‘tú’ incapaz de conectar con cualquiera de los otros. Eres el centro, pero nadie te ve.
  • Alivio: al encontrar una voz (aunque sea en forma de ficción) que da consistencia a las verdades atrapadas en abismos de silencio.

El autor nos muestra que la vida es justamente eso, un espejo dentro de otro espejo, donde nos miramos a ciegas.

En ese laberinto las cosas ocurren sin principio ni fin, sin causa ni consecuencias. Simplemente ocurren, suceden las historias enmarañadas, oscuras, como las horas de la noche que marca el reloj. Nacen viejos cuentos, en un ciclo eterno donde la oportunidad de cambio, llega, si acaso, en forma de un relato que reza:

“Había otra vez…”.

Algo de mí

Estos días estoy revisando muchos aspectos de mi vida. Como te contaba aquí, ha terminado un año de tránsito y comienza otro de acción. Creo que, en cierto modo, estoy mudando la piel. Es por eso que me apetecía revisar quién soy, lo que traigo, y reescribirlo, para que me conozcas algo mejor. Así que ahí va: algo de mí.

suslagoblogMe llamo Susana Lago y las palabras son mi elementomi ‘para qué’.

Podría adornar esta presentación, explicando que soy licenciada en Periodismo, que tengo un Máster en Dirección de Comunicación y Nuevas Tecnologías; formación en Community Management y una experiencia profesional de 14 años en distintos ámbitos de la Comunicación.

No mentiría, todo eso es cierto y, de algún modo, es lo que me ha llevado hasta aquípero no creo en los mensajes meramente informativos. Son solo datos, un decorado; no hablan de . De la mezcla de orgullo e impotencia que experimenté cuando, después de entregar una redacción sobre ‘La Locura’ en 5º de EGB, mi profesora me regañó convencida de que la había copiado de algún sitio. Ni de la angustia que me invade cuando salgo de casa sin un cuaderno donde anotar ideas, observaciones, una reflexión. Tampoco del placer que me produce, después de compartir un texto, recibir feedback de alguien que no conozco y saber que mis palabras le han llegado, que de algún modo, le han servido porque se siente identificado o porque le han sido de utilidad. Ya sea un artículo, una entrevista, un reportaje, un post, un (en apariencia sencillo) tuit… Da igual, lo importante es que condense o despierte alguna emoción, que comunique de verdad.

Esa información estandarizada, llena de ‘hice esto’, ‘me gradué en aquello’, ‘tengo estas habilidades y competencias’ y lo de más allá… Todo eso, no sabe que crecí, siendo la pequeña de las tres hermanas Lago (con ellas he aprendido cosas mucho más importantes de lo que ningún título ha podido enseñarme jamás). Ignora que (nublado mi pensamiento con el primer amor de adolescencia) no recordé, hasta bien entrada la noche de un domingo, que al día siguiente debía entregar una lámina de elipses para la clase de Dibujo Técnico. Ante semejante crisis, corrí a la despensa y allí estaba mi salvaciónuna hermosa y elíptica lata de mejillones. Nunca un Notable me supo tan bien (y qué decir de los mejillones…).

Ése, el que habla de mí, de ti (que no somos tan distintos) es el tipo de contenidos que importan. Los que aportan valor a las personas.

Y eso es lo que sé hacer mejor: valerme de la palabra escrita para construir textos que respiren. Que te sirvan (me sirvan, nos sirvan) para conectar con las personas a las que quieres llegar.

Por eso he creado este sitio; un espacio donde fluya el Tráfico de Emociones;

porque las palabras, si están quietas, si no te mueven por dentro, no sirven para nada. 

 

 

El día de año nuevo

Septiembre. (ilustración de Andrew Lyon)

Septiembre. (Ilustración de Andrew Lyons)

Hace un año aproximadamente, escribía un post sobre el mes de septiembre, como inicio real del año nuevo. Entonces, nada me hacía presagiar todo el aprendizaje y las vivencias que se han hecho un hueco en mi vida durante estos doce meses. Algunos de esos episodios han sido gasolina para este Tráfico de Emociones y, haciendo balance, estoy razonablemente satisfecha.

Anoche terminó un año de tránsito, hoy comienza un año de acción. Proyectos que llevaban años incubando en mi interior y que al fin verán la luz; emociones nuevas, algo de vértigo… Lo siento, miedo, tú te quedas fuera; este año no hay sitio para ti. Has vaciado tu cargador de sombras y ahora no vales nada.

Como dice mi amiga Amelia: “En el momento en que alguien cumple sus amenazas, pierde todo su poder”. Creo que, precisamente eso, ha sido lo mejor de este año caduco: se cumplieron todos mis temores y, en realidad, no pasó nada. Bueno, sí que pasó: me pusieron (me puse) a prueba y salí airosa. Al fin puedo avanzar libremente, sin que la queja o las culpas ajenas me pesen en los pies.

Hoy es uno de septiembre y no hay resaca ni arrepentimiento; no hay lista de propósitos que hacen bonito, ni vestidos de domingo (aunque lo sea). Este día amaneció preñado de cosas importantes, las que se pueden compartir. Feliz año nuevo.

Eres

Soy una torta, un abrazo, una canción, el color del cielo cuando quiere llover y no puede…  

Soy el primer beso y los que vinieron después; el dolor de una pérdida, real o imaginaria; la añoranza de algo y de alguien que ni siquiera conozco; una conversación pendiente.

Somos intersección, mixtura.

Somos intersección, mixtura.


Soy intersección
, parte de un plan establecido al azar. El tráfico de emociones sometidas al dictado del tiempo y su incesante camino.

Soy mixtura, una colcha confeccionada a base de retales, cada uno con su historia. La mala del cuento un día; la princesa, al otro; también el bufón, el hada madrina, el dragón y la mazmorra.

 

Soy una fotografía, un juguete vivo; la proyección imposible que muestra el caleidoscopio. Un mandala infinito, sin principio ni fin.

Soy tú, aunque no me reconozcas. Eres.