San Juan enciende los nuevos proyectos

La noche de San Juan siempre me ha resultado particularmente especial. Me gusta todo lo que rodea a esta cita. Es un símbolo de renovación. El inicio del verano enciende la sensación de nuevos sueños por estrenar y compartir. Trae luz a proyectos que estaban en sombra y apaga los espejismos.

Uno de esos proyectos que alumbra al fin este solsticio de verano es el espacio Web que he creado para Manuel y Maruja, el alma de las Casinas Rurales de San Martín de Villanueva, en Trevías (Valdés).

Hoy, en la noche más corta, te dan la bienvenida:

Cabecera-con-pijadas2

 

Anuncios

Estamos en el aire

Mi nueva Web: Tráfico de Emociones

Mi nueva criatura: Tráfico de Emociones

Es año nuevo, toca hacer recuento; reescribir ese plan que ni siquiera recordamos haber hecho. 

Al fijar la vista, con ánimo corrector, aparecen los borrones. Salidas de margen y torceduras llenan las hojas de ese cuaderno que estrenamos con la intención de escribir recto, con buena caligrafía; algo que solo nos dura las primeas líneas de cada página. Luego, los dedos enferman de pereza terminal y nos hacemos adictos a la desidia, las prisas, los atajos y otros opiáceos.

El tiempo, con sus trazos fantasma nos explica que este aquí y este ahora, lo hemos construido nosotros, a base de urgencia por alcanzar la nada y de autojustificación.

Y no es porque hoy sea hoy, pero me he cansado de ponerme excusas y este 1 de enero, que ya casi toca su fin, marca un principio, un parto singular: se trata de una criatura pequeña, algo dispersa; en eso nos parecemos. Pero un hijo es un hijo, hay que quererlo así.   

Hoy, tras muchos años como idea sin rumbo y unos meses de proyecto en gestación, esa moneda que paseaba confiada entre los nudillos del prestidigitador, está a punto de ir más allá y traspasar el umbral del truco conocido.

Si hace un año despedía 2012 con la sensación amarga de quien ve esfumarse todas sus certezas, comienzo 2014 nerviosa, ilusionada, convencida de que ahora toca saltar, aunque no sea capaz de ver la red bajo mis pies.

Se acabaron los ensayos. Basta de retoques. Sí, hay fallos de guión, vestuario, escenografía… Pero éste que hoy nace es un organismo vivo, imperfecto, susceptible de cambio. Es hora de subir el telón, encender el micro, pasar al ‘on’. Bienvenidos a Tráfico de EmocionesEstamos en el aire.